Esta vez no voy a decir que es una receta fácil. Todo lo contrario, es lo más difícil para mí que se puede realizar en casa. Y por un motivo, porque si ya es complicado dar con el tono de maquillaje o bb–cream cuando la compras imaginaos lo que es hacerlo en casa. Así que no, no me ha salido exactamente como yo esperaba, pero para ser la primera vez estoy bastante satisfecha. De todos modos es conveniente jugar con tres colores de óxidos, óxido marrón, rojo y amarillo hasta dar con el tono que mejor se adapte a vuestra piel, y yo de momento sólo tengo óxido marrón, así que la tarea se complica aún más. Aún así no tengo pensado tirar la crema por el desagüe ni mucho menos, y como la voy a gastar y voy a tardar tiempo en intentarlo otra vez os voy a enseñar como la he hecho.

Ingredientes:
– 30 gramos de agua destilada
– 5 gramos de caprylic
– 2,5 gramos de aceite virgen de macadamia
– 2,5 gramos de aceite virgen de sacha inchi
– 3 gramos de olivem 1000
– 1 gramo de alcohol cetílico
– 15 gotas de conservante cosgard
Pigmentos
– 2,5 gramos de dióxido de titanio
– 2,5 gramos de óxido de zinc
– 0,5 gramos de arcilla blanca
– 2 puntitas de cuchillo de óxido marrón

Para hacer la crema he puesto el aceite de caprylic junto con el agua, el olivem 1000 y el alcohol cetílico en un mismo vaso al baño maría. Cuando los emulsionantes se han fundido he montado la crema batiéndola como siempre. Por otro lado he mezclado todos los pigmentos bien triturados y molidos con los otros dos aceites. Una vez bien mezclados los he incorporado a la crema y vuelto a batir otro rato para mezclar bien el color. Por último le he añadido las 15 gotas de conservante cosgard.
Como siempre he utilizado estos aceites porque los tengo, pero se pueden sustituir por otros o también utilizar un único aceite, pero siempre intentando que sean aceites de tacto seco como el de jojoba para evitar brillo en la piel. He usado un total de 10 gramos de aceite, pero para pieles más grasas se puede bajar la cantidad.
El alcohol cetílico le da más estabilidad a la emulsión, pero no es necesario.
En cuanto a los pigmentos tanto el titanio como el zinc actuarán creando una pantalla blanca, son necesarios en una crema con color porque son los que realmente harán que la crema no sea “transparente”. Pero tranquilas, la pantalla blanca se transformará en color al añadirle el óxido marrón.
La arcilla blanca es la encargada de matificar la crema.
También repetir que lo ideal es jugar con tres óxidos de color diferente, el marrón, el rojo y el amarillo para adaptar totalmente el color a cada piel.
Y aquí estan las fotos tomadas con sol y sin sol, como veis el color me ha salido mas oscuro que mi piel:

 

Y en esta otra foto es como queda mezclándola al 50% con una hidratante, en la que el color prácticamente ha desaparecido:

Resumiendo, una crema difícil de hacer en casa, hay que probar varias veces para conseguir el tono deseado, pero bueno, aquí nada se tira y todo se aprovecha, aunque sea mezclándola con un poquito de crema hidratante.
Espero que os guste y hasta la próxima!