Los champús sólidos se están haciendo hueco poco a poco en el mercado, sobre todo gracias a la marca Lush. Son champús muy cómodos de usar, no requieren envase y sólo hay que dejarlos secar bien después de cada uso para que nos duren más. Son champús que utilizan tensioactivos más suaves  que los champús comerciales y por supuesto no llevan siliconas, parabenos ni ningún ingrediente desagradable que no queremos poner sobre nuestra piel.
He hecho dos recetas pero de momento sólo he probado la primera, llevo una semana usándolo y estoy muy, muy contenta con él. Lava el pelo perfectamente (incluso con una mascarilla pre-lavado de aceite de coco) y una vez seco el pelo queda suelto y suave. La segunda receta la he hecho ahora mismo y mañana lo probaré a ver que tal.
Aquí está la fórmula de la primera receta para 50 gramos de producto:
– 12,5 gramos de tensioactivo SCS (sodium coco sulfate)
– 12,5 gramos de tensioactivo SCI (sodium coco isethionate)
– 5 gramos de polvo de sidr (polvo ayurveda comprado en la página francesa de aromazone)
– 5 gramos de agua destilada (infusión bien cargada de romero)
– 5 gramos de aceite de mostaza
– 10 gramos de una mezcla de polvos ayurveda de aromazone
Os explico un poco la receta:
El SCS es el tensioactivo encargado de lavar, es un poco fuerte y agresivo para el cuero cabelludo, así que se rebaja con el otro tensioactivo, el SCI, bastante más suave que el anterior y que además actuará como acondicionador. He visto recetas en las que se utiliza hasta un 70% de la mezcla de tensioactivos, yo he utilizado sólo un 50% del peso total y me ha lavado el pelo perfectamente.
El polvo de sidr es una planta ayurveda con efecto limpiador, es suave y nada agresivo con el pelo y la piel, así que refuerzo con ella la limpieza, pero se puede omitir como ya explicaré más adelante.
El aceite por supuesto se puede sustituir por cualquier otro, también se puede aumentar hasta un 12% del peso total de la fórmula para cabellos secos y castigados y se puede reducir o eliminar por completo en el caso de tener el pelo graso.
El resto de ingredientes hasta completar los 50 gramos los he usado simplemente porque los tengo, es decir, son todas ellas plantas con beneficios para el pelo, pero se pueden sustituir por otros más comunes como he hecho en la segunda receta.
Esta es la fórmula de la segunda receta:
– 15 gramos de SCI
– 10 gramos de SCS
– 2,5 gramos de sidr
– 5 gramos de agua destilada (infusión de hibisco)
– 3,5 gramos de aceite de lino
– 1 gramo de inulina disuelto previamente en la infusión
– 13 gramos de romero, cola de caballo, ortiga y salvia
Como veis en esta receta he subido la cantidad de SCI y bajado la de SCS, pero manteniendo el 50% del peso total. También he puesto menos cantidad de polvo de sidr y bajado la proporción de aceite, He añadido inulina que tiene poder acondicionador e hidratante y el resto hasta los 50 gramos de plantas que podeis encontrar en cualquier herbolario.
¿Qué quiero decir con ésto? Pues que las combinaciones de ingredientes son casi infinitas, sólo hay que tener en cuenta el tipo de pelo que tenemos y añadir ingredientes adecuados para cada caso. Se pueden utilizar todo tipo de arcillas, miel, plantas trituradas, incluso he visto alguna receta que utiliza cerveza en lugar de agua. También por supuesto se le pueden añadir unas gotas de aceite esencial que nos guste.
Hacerlos es muy sencillo.
En primer lugar se pesan todos los ingredientes menos el agua y el aceite en un bol. A continuación yo los trituro y los mezclo bien usando un molinillo de café. Tener cuidado cuándo abráis el molinillo porque los tensioactivos son irritantes y al triturarlos se hará un polvo muy fino que no es conveniente respirar. Se vuelven a pasar al bol y se le añade el aceite y el agua, comenzamos a amasar y a mezclar hasta que se haga una consistencia como de plastilina. Si tenéis que añadir más agua hacerlo poco a poco con una cuchara para no pasaros. Una vez esté todo bien mezclado se mete al molde apretando y compactando bien la masa y se va directo al congelador. En media hora ya estará duro y se podrá desmoldar. Es conveniente dejarlo secar al menos un día aunque yo reconozco que no lo he hecho.
Y aquí está la foto con los champús, el de abajo es la primera receta y el que está encima la segunda.